Domingo 16 de Mayo de 2021

EDUCACION

22 de noviembre de 2018

Cómo ayudar al alumno a expresarse en público

Los grandes oradores no son seres de otro mundo de hecho son ampliamente imperfectos.Foto:Getty

Por: Colegio Facundo Quiroga

Qué cualidades se necesitan para hablar en público y vencer la timidez escolar.

Los adolescentes sufren cuando tienen que expresarse ante sus compañeros. Los adolescentes tímidos suelen preocuparse en exceso del qué dirán y temen una crítica negativa. Todo esto provoca una ansiedad que les impide realizar algunas actividades con normalidad y hace que intenten evitarlas, por la falta de confianza en sí mismos y el miedo a hacer el ridículo. Por ejemplo, cuando tiene que relacionarse con amigos, especialmente del sexo opuesto; cuando se quiere empezar o acabar una conversación; cuando se trata con desconocidos; ante la necesidad de tomar  la iniciativa o asumir responsabilidades, y en el momento de hablar en pùblico o expresar sentimientos.
 

La timidez infantil como problema suele pasar desapercibida durante muchos años, ya que los padres piensan que se trata de una característica de personalidad.

 Como el niño tímido suele ser tranquilo y callado, no llama la atención, por lo que es más difícil percatarse de que tiene problemas y necesita ayuda profesional. Esto se debe a que los niños tímidos no externalizan sus problemas, sino que los guardan para sí y, como resultado, no muestran conductas disruptivas extremas, que son las que más suelen preocupar a los padres.

Hablar en público para una presentación implica mucho más que pararse frente a una audiencia con un micrófono a leer láminas y señalar con un puntero láser.

A todos nos gusta escuchar a un ponente con habilidades extraordinarias para comunicar un mensaje. Incluso recordamos por años aquellos que nos han impactado.

Para un orador novel, o un conferenciante con experiencia, aprender habilidades de otros grandes ponentes es fundamental para realizar presentaciones que influyan, inspiren e impacten significativamente en los asistentes.

Los grandes oradores no son seres de otro mundo, no son perfectos, de hecho son ampliamente imperfectos.

Lo que los hace extraordinarios es su persistencia en potenciar sus cualidades para llevarlas a la grandeza.

Por ello, en este artículo te presentaré las técnicas para ser un mejor orador y te mostraré cómo dejar una impresión duradera y que la gente recuerde.

Así también, te enseñaré cómo sacar partido de tus ventajas comunicativas para lograr tus objetivos.
Principales cualidades para hablar en público
Hablemos en primer lugar de las cualidades que debes tener para hablar en público como un experto.

Poner atención a este grupo de elementos te ayudará a mantener el enfoque en su uso y desarrollo.

➤ Autoconocimiento
Los grandes oradores saben emplear recursos como la retórica y la oratoria para construir discursos que funcionen.

Se esfuerzan en dominar estos elementos para reinventar técnicas antiquísimas, valiéndose de herramientas modernas y centrándose siempre en la identificación de sus habilidades y personalidad.

➤ Estilo
Poseer una personalidad poderosa nos diferencia de los demás como si fuéramos un sello único.

Todos tenemos una identidad, aunque es muy común que por el nerviosismo o el miedo a hablar en público ella se diluya al momento de pisar un escenario.

No necesitas ser una persona graciosa o caerle bien a todo el mundo (aunque ser cálido es una cualidad que atrae). Lo que importa es ser auténtico, determinado y cercano: los asistentes buscan esa intimidad con los ponentes.

➤ Pasión
¡Pasión es hacer aquello por lo que se trabajaría sin cobrar un céntimo!
Es la clave del por qué se hace algo poniendo en perspectiva los valores personales.

Un ponente ha de transmitir su pasión al momento de hablar en público para inspirar a los demás y para dejar grabado un mensaje especial en los asistentes.

➤ Inventiva
Un orador necesita crear presentaciones y discursos de forma clara, interesante y simple. Se puede ser un buen orador sin ser creativo, pero para hablar en público como los grandes ponentes es indispensable ser inventivo.

➤ Conexión  
Esto se trata, nada más y nada menos que de entender cuáles son los puntos con los que se pueden crear  vínculos con la audiencia.

➤ Claridad
Para hablar en público como un gran orador es importante omitir el lenguaje confuso o con terminologías especializadas.

Es conveniente usar metáforas que ayuden a recrear una idea en la mente de los asistentes y mantener, al mismo tiempo, un discurso simple usando frases cortas.

➤ Seguridad
No hay tener miedo al ridículo o a fallar. Ser seguro significa estar dispuesto a cometer errores como cualquier otra persona.

Ten en cuenta que no existe la presentación perfecta: cada ponencia es una nueva aventura y es importante, para nuestra tranquilidad, mantener a raya al juez que llevamos dentro.

➤ Impersonalidad
Los grandes conferenciantes tienen lo que se llama “piel de elefante”: todo les resbala. Para ello se requiere ser fuerte y no tener en cuenta las críticas destructivas y, al mismo tiempo, creer en uno mismo y en el mensaje.

Si bien el éxito al hablar en público depende de las opiniones de los demás, no se puede ir por la vida cuidándose del qué dirán.

Ten siempre en cuenta que mientras más popular se es, más propenso se es al desagrado o a las habladurías.

➤ Compromiso
Se refiere a tomar responsabilidad hacia el trabajo duro y encarar la responsabilidad para hacer lo que toque cuando se necesite, esto puede ser (por ejemplo), levantarse muy temprano y acostarse muy tarde para escribir y practicar un discurso.

O sacrificar paseos con la familia o amigos, así como mantener un alto nivel de energía y la tensión al mínimo.

➤ Sensibilidad
Encontrar el punto medio para decir mucho sin hablar mucho. Tener la habilidad de tocar las fibras íntima de la audiencia mostrando rasgos de sensibilidad y accesibilidad, sin caer en el extremo de mostrarse demasiado endeble.

➤ Expresividad
Hablar en público requiere realizar variaciones en el discurso, en el volumen y en la velocidad.

Los grandes oradores animan con las inflexiones de voz para acentuar el mensaje al subir o bajar el volumen o haciendo silencios cortos al terminar una frase.

➤ Simpatía
Ser simpático significa tener sentido del humor para estructurar un discurso. Hacer una pequeña broma de cuando en cuando para romper el hielo entre la audiencia provoca cercanía.

➤ Imagen Profesional
Tener un guardarropas en función de la actividad profesional siempre genera beneficios. La imagen dice más que mil palabras; primero porque eleva la percepción de valía y autoridad, y segundo, porque otorga distintividad. Lucir tu unifome escolar prolijo es de gran utilidad.

¿Qué sensación te causa una persona dispuesta para hablar en público con la ropa arrugada?
Ten en cuenta que normalmente el tipo de evento determinará la vestimenta.

➤ Narrativa
Cuidar la narrativa es saber contar historias para demostrar quienes somos al hablar en público, así también como saber ilustrar los puntos para transportar al auditorio al lugar que queremos.

Estas técnicas sencillas te ayudara en tu vida escolar para mejorar la oratoria y de adulto para emprender la vida.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!