Jueves 6 de Mayo de 2021

SALUD EMOCIONAL

27 de diciembre de 2019

Cuando los deberías no nos dejan ser feliz

LOS «DEBERÍA», LOS OBSTÁCULOS MÁS GRANDES DE NUESTRA VIDA

A nivel personal muchas veces sufriremos un enorme desgaste para conseguir las cosas que “tenemos que hacer” ( por ejemplo hacer las cosas perfectas en el trabajo).

El pensamiento debería/debo se refiere a la transformación de elecciones personales, deseos o preferencias en absolutos universales. Esto se hace normalmente al pensar en palabras y frases tales como «debería», «debo», «es necesario» y «tengo que». Cuando usted utiliza el pensamiento debería/debo tienden a ocurrir tres cosas. Primero, centra su atención en los aspectos no deseados de un problema y en la molestia que está experi­mentando, más que en encontrar soluciones posibles. Segundo, tiende a desperdiciar tiempo y energía criticando y condenando a la persona o cosa que está quebrantando la norma debería/debo. Tercero, pierde algún contacto con la realidad cuando entra en el mundo de la fantasía de cómo «deberían» ser las cosa.

3 consecuencias típicas de los debería. Hodgson & Burque | Psicologos Coruña

La verdad es que todos tenemos algún «debería» por ahí colgando en nuestra vida, además tan integrados en nuestro discurso automático que no nos damos cuenta de las consecuencias tan negativas que genera. Para comenzar a ser conscientes de este tipo de lenguaje veamos a continuación 12 consecuencias nada positivas del hecho de hablarse a través de los deberías/debo/tengo que:

1. Provoca que analicemos la vida en términos de todo/nada, bien/mal, blanco/negro… (por ejemplo, o tengo una novia o todo lo demás es un desastre). Eso provoca que en nuestra paleta de colores al analizar la vida solo haya blancos y negros, una fantasía muy negativa que nos puede hacer mucho daño. La vida no es ni negra ni blanca, está llena de millones de colores ( o grises, como querais decirlo)

2. “Tenía que haberlo llamado, pero no lo hice,¿por qué no se me ocurrió hacerlo?, que desastre porque debería haberlo hecho, pero no lo hice, ,¿como pude olvidarme?, no valgo para nada…” Cuando pensamos en términos de “debería” creamos una especie de cortocircuito en nuestro cerebro que hace que pensemos en círculo sin que nunca se encienda ninguna “bombilla” en nuestro cerebro. Es lo que yo llamo de broma “poner la lavadora” y que es también conocida como “rayarse”, “comerse la cabeza”, “rumiar”, “disco rayado”, “darle vueltas a todo”. En psicología se llama interrogatorio circular y aparte de que nunca salimos de un bucle que puede ser infinito tampoco encontraremos soluciones, opciones o alternativas a nuestro problemas.

3. A nivel personal muchas veces sufriremos un enorme desgaste para conseguir las cosas que “tenemos que hacer” ( por ejemplo hacer las cosas perfectas en el trabajo). Y otras muchas veces (la mayoría de ocasiones) será tan grande la apuesta que nos marque nuestro” debería” que lo pospondremos (ya iré a correr, ya llamaré a la chica que me gusta…), nos bloquearemos (no puedo ir al examen, seguro que suspendo) o nos lamentaremos por no hacerlo (tenía que haber estudiado más, que desastre..)

Del libro Venza Sus Temores (Reneau L. Peurifoy)

"El problema es que vivimos en la cultura del final feliz, la cultura del “como debería ser” en lugar del “como es”." (Dustin Hoffman en Lenny - La cultura del final feliz)

4. Viendo todo esto, nuestra autoestima puede salir muy mal parada al llegar a insultarnos por no hacer lo que deberíamos hacer ( (Mira que no llamar a la chica que te gusta, no vales para nada),  tener sensación de falta de control (no puedo con todo) o de nunca alcanzar nuestras metas (siempre estoy posponiendo todo y nunca hago nada en mi vida).

5. Centramos nuestra atención en los aspectos no deseados del problema y en la molestia que estamos experi­mentando, más que en encontrar soluciones posibles.(Que asco de día, mira que estar lloviendo)

6. Perdemos algún contacto con la realidad cuando entramos en el mundo de la fantasía de cómo «deberían» ser las cosas…pero no lo son. (Debería de hacer buen tiempo,¿por que no hace buen tiempo?)

 

Ejemplos de ideas negativas.  Hodgson & Burque | Psicologos Coruña

7. Tendemos a a desperdiciar tiempo y energía criticando y condenando a la persona o cosa que está quebrantando la norma debería/debo (nosotros, los demás, la mala suerte…)

8. A nivel emocional la consecuencias son muy evidentes, los niveles de ansiedad pueden llagar a ser desorbitados al no conseguir lo que “tendríamos que conseguir pero no conseguimos” y además al notar que no depende nada de nostros y que nunca controlamos nuestra vida, el riesgo del desánimo o incluso una depresión es muy alto.

9. Cuando analizamos nuestro pasado en términos de debería, solo conseguiremos un gigantescos niveles de culpabilidad al machacarnos por no haber conseguido lo que teníamos que haber conseguido. Además no aceptamos lo ocurrido (los debería bloquean los procesos de duelo), no analizamos bien el posible error y nunca aprenderemos. (Me siento muy culpable porque tenía que haberla felicitado su cumpleaños)

 

Ejemplos de ideas negativas.  Hodgson & Burque | Psicologos Coruña

10. Por otro lado si enfocamos la realidad a través de los debería generaremos unos niveles de frustración, enfado, ansiedad o desánimo desorbitados que nos harán muy infelices (Vaya atasco, no llegaré a tiempo a la reunión. Me estoy poniendo muy nerviosa)

11. Si vemos a los demás desde el prisma de cómo deberían ser o comportarse, estaremos abocados a un enfado y decepción constante con ellos y nuestras relaciones afectivas pueden verse muy dañadas.(Mira que no felicitarme en mi cumpleaños, me ha decepcionado)

12. En resumen, los debería son el germen de losperfeccionismos (cómo deberíamos hacer las cosas), de la culpabilidad (cómo deberíamos haber actuado), de las preocupaciones ( cómo debería ser el futuro…pero y si no lo es?), de las frustraciones extremas (cómo debería ser la realidad) o de casi todos los enfados con los demás (como debería él haberse comportado).

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!