Sábado 4 de Diciembre de 2021

CULTURA

12 de diciembre de 2018

La historia del tren y Gandhi

El niño actor.FotoGetty

Por: Por:Redacciòn colegio"Facundo Quiroga"

El cortometraje egipcio lleno de enseñanzas para cerrar el año

En solo 4 minutos, Sarah Rozik te lleva a entender la ley del Karma “Haz por los demás, lo qué te gustaría que hicieran por ti”.

En estas fechas donde compartir es el eje de todo; traemos para ti el corto titulado “El otro par” (The Other Pair,  2015), donde en solamente 4 minutos podrás entender  Ley del Karma “Haz por los demás, lo qué te gustaría que hicieran por ti”.

Realizado por la cineasta Sarah Rozik, e inspirado en una historia de Gandhi, este corto nos presenta a dos protagonistas; uno posee un par de zapatos brillantes y atractivos, y el otro solo tiene un par de chanclas desgastadas y rotas...

Rozik, quien solo tiene 20 años, logró llevarse el reconocimiento el pasado mayo al mejor cortometraje del festival de cine en Egipto con esta es una película que brilla con una especie de pureza de buen corazón y  en la que puedes encontrar fácilmente una dulzura e inocencia que enmudece todo lo demás y pone una sonrisa en tu rostro.

El corto “El otro par” está basado en la historia del tren y los zapatos de Gandhi, y que nos transmite la importancia de desapegarnos a las cosas materiales:

LA HISTORIA DEL TREN Y LOS ZAPATOS DE GANDHI.

Iba Gandhi junto con un amigo a tomar un tren. Como no tenían dinero, trataban de subirse en marcha a un tren de mercancías, cuando éste estaba arrancando.

Vieron el tren arrancar, así que empezaron a correr hacia él, para poder subirse con un salto. Al saltar, a Gandhi se le cayó uno de sus zapatos. El tren ya iba demasiado rápido como para bajarse, coger el zapato y volverse a subir.

Gandhi tiró el otro zapato.

El amigo, sorprendido, le preguntó:
-¿Por qué has hecho eso?
A lo que Gandhi respondió:
-A mí, este zapato suelto no me sirve de nada, en cuanto lleguemos a destino tendré que hacerme con otro par. A la persona que encuentre el zapato que se me cayó, ese zapato suelto no le servirá de nada. Así, al menos, alguien se encontrará con un par de zapatos, y le serán de utilidad

En una sociedad tan materialista como en la que vivimos, ¿cuántos pares de zapatos que realmente no usamos guardamos en nuestros armarios? ¿realmente nos hacen falta todas esas cosas que acumulamos? El corto y la historia nos invitan a reflexionar.

Desprenderse es un magnífico ejercicio liberador, ¡te invitamos a que lo practiques!

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!