Sábado 4 de Diciembre de 2021

SOCIEDAD

18 de julio de 2020

Vacaciones creativas usando conocimiento escolares

El huerto familiar ayuda a los niños a apreciar el valor del trabajo.

Hacer un huerto en casa junto a tu familia puede ser una excelente idea para recrear conocimientos asimilados en el proceso de enseñanza escolar, de innovación a una alimentación sana.

Tener una huerta familiar es el primer paso hacia una alimentación sana, de calidad y económica durante la mayor parte del año.

Construir un huerto en casa o huerto casero, como se prefiera, no tiene la limitante del espacio, es decir, no es necesario un lugar grande, puede ser en una terraza, un pedazo muy pequeño de tierra o incluso en una maceta.

Las Profesoras Marta Salina y Gimena Gutierrez Olguín, desde los espacios curriculares Biología en 1° año y Sociología en 4° año llevaron a sus alumnos por un proyecto intraciclo y transversal a la similacion de conocimientos de la materia y al desarrollo de habilidades  psicomotrices puesta en valor desde la superación del espacio y el tiempo. Lo hicieron en vivo y  mostraron los alumnos el paso a paso para que puedas hacerlo en familia y puedas participar  junto a los familiares en Casa. Y, que decir de disfrutar de la frescura del producto sin agroquímicos.

Una huerta que pueda satisfacer una buena parte de las necesidades nutricionales de una familia debe ser mucho más que unas cuantas macetas en un balcón o unas pocas lechugas intercaladas con las flores del jardín.

Cuanto mayor sea la familia ―más miembros― y cuanto mayor sea el porcentaje de la dieta diaria que queramos cubrir con la huerta, más grande y variada deberá ser ésta.

Para construir una huerta familiar siempre es buen momento. Aunque no estemos en la estación propicia para iniciar la mayoría de los cultivos, no importa, por que podremos adelantar otros trabajos preparatorios como delimitar y nivelar el terreno, retirar piedras, abonar, plantar setos o aromáticas, realizar caminos y cierres, instalar el riego, fabricar tutores para las plantas, cortar árboles viejos, etc.

Para labrar y abonar el terreno es mejor hacerlo en otoño o invierno, sobre todo si el estiércol que vamos a aportar no está muy maduro.

Ya entrada la primavera, realizaremos la siembra de la mayoría de los cultivos de verano, aunque algunos ya se pueden sembrar en invierno

En la mayoría de las ocasiones, el espacio es limitado y con él la huerta, pero eso no debe desanimarnos ya que aunque sea poco lo que cultivemos será de calidad, sin restos de agroquímicos y con un sabor mucho más intenso que las hortalizas comerciales.

Modificaremos las épocas de siembra y las labores, anotando siempre todo para poder estudiarlo más tarde y tratar de sacar conclusiones sobre qué cosas funcionan mejor que otras.

Comparte una foto del proyecto realizado en familia, junto con una pequeña descripción de la idea. La mandas al Colegio, a los docentes y a tus compañeros.
Toda idea es válida, desde cocinar, hacer un proyecto con material reciclado, una obra de arte o cualquier dinámica familiar.
El  objetivo principal

La unidad familiar
La familia que trabaja unida en un huerto desarrollará más unidad porque comparte un propósito común.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!