Miércoles 20 de Octubre de 2021

DESARROLLO SOCIAL

19 de agosto de 2021

Desarrollar la cultura del ahorro en niños y adolescentes

El mercado se ha especializado en la oferta de servicios de ahorro para niños que, además de cultivar el hábito, ofrecen beneficios adicionales para los más pequeños.

 Ahorrar es una cuestión de hábito y fomentarlo desde una edad temprana ayudará a los niños a entablar una relación amigable con el dinero, que les servirá de base cuando se conviertan en población económicamente activa. Es el primer paso para ser personas financieramente responsables

Los padres de familia están cada vez más interesados en enseñarle a sus hijos a ahorrar, pues son conscientes de que este hábito los convertirá en adultos económicamente responsables y les evitará muchos dolores de cabeza.

La planificación económica permite prever, por ejemplo, los costos de la educación superior de los hijos, un tema muy relevante para los padres. Además, el ahorro temprano facilita el ingreso a la vida crediticia de los futuros adultos.

 

Si se entiende que el dinero no se da en árboles y que se obtiene a través del trabajo y del esfuerzo, el “domingo” o mesada puede tener otro significado cuando se les otorga a los hijos no como una obligación de los padres sino como recompensa a ciertos objetivos muy sencillos que sean alcanzables de acuerdo con la edad.

El dinero sirve también para gastar. Ponerse objetivos de ahorro es muy importante. Un niño que inicia la educación básica puede empezar a comprender este concepto. Darles dinero semanal y una alcancía pueden ser un formidable recurso para que comiencen a entender el valor del dinero. Saber que pueden gastar, pero que deben ahorrar una parte del dinero que tienen asignado para toda la semana.

Alcanzar objetivos o metas. El ahorro enseñará a los pequeños a tener objetivos de compra —un juguete, un libro, un regalo para un familiar, etcétera— y así obtener como recompensa la satisfacción de haberlo logrado. De esta manera el concepto se materializa cuando se obtiene algo con base en el ahorro.

Armarse con el valor de la paciencia. Inculcar este valor no es fácil y cualquier rabieta puede poner a los padres 'en jaque' ya que los niños cada vez tienen menos tolerancia a la espera. Quieren todo en el momento y la frustración no se hace esperar, pero poco a poco los niños aprenden cuando tienen el poder de tomar decisiones. Algunas veces comprarán algo por el total de su ahorro, otras gastarán una parte, o bien aprenderán a guardarlo y seguir ahorrando para comprar otra cosa de mayor valor.

En la escuela de padres no existe nada escrito, pero inculcar este hábito debe ser tan importante como enseñarles a 'cepillarse los dientes', para que cuando crezcan puedan tener una buena salud financiera. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!