Sábado 4 de Diciembre de 2021

EDUCACION

26 de noviembre de 2018

El mundo ha cambiado y la escuela lo acompaña

El valor de la educación está en el camino y no en la meta. Foto:Getty

Por: Por:Redacciòn colegio"Facundo Quiroga"

Las escuelas están cambiando la visión de la educación y están preparadas para liderar una verdadera transformación educativa.

El mundo ha cambiado. De hecho se encuentra en un cambio constante y nosotros deberíamos adaptarnos a él y aprovechar todo lo que nos brinda.

La educación es un bien común; es compartir, es aprender de otros y que otros aprendan de ti y así debería ser siempre. El famoso psicólogo estadounidense, Jerome Bruner, definía la educación como una forma de civilización, en la que el educador y el alumno se educaban conjuntamente gracias al diálogo; y yo estoy de acuerdo con él.

Es importante que hoy en día en las escuelas se escuche y se tenga en cuenta al niño. Que el centro de todo niño sea él mismo y su desarrollo armónico y global, donde se trabaje tanto en equipo como de forma individual, ofreciéndoles espacios dinámicos y herramientas según las necesidades de cada uno.

Que aprendan hacer cosas desde la práctica fomentando en todo momento valores de integración, implicación, de respeto y de admiración. En definitiva, que los niños tengan ganas de volver al día siguiente.

Las aulas tienen que ser espacios atractivos, originales, divertidos; donde los niños adquieran conocimientos de una manera diferente a la de ahora, a través de diferentes actividades, haciendo proyectos y donde la clave esté en la adaptación del profesor a sus alumnos, y no al revés.

Un sistema educativo flexible y personalizado adaptado a las necesidades e intereses individuales de cada niño.

En definitiva, donde aprender sea una acción divertida y donde este proceso de aprendizaje debería incluir la capacidad de asombrarse y maravillarse con cada aprendizaje; debería estar lleno de posibilidades y debería contar con profesores que disfruten enseñando, aprendiendo, guiando a sus alumnos y colaborando conjuntamente con los demás profesionales del colegio.

Tal y como afirma el psicólogo y profesor Antonio Latorre, para cambiar la escuela es necesario que las prácticas docentes cambien. Y para que estas cambien se precisa un profesorado capaz de reflexionar, analizar e indagar su práctica docente, que se constituya en investigador de su propia práctica profesional.

Las mejores aulas son lugares donde los niños rebosan de alegría, lugares donde se sienten bien, relajados, felices y donde hay un interés común por aprender, ya que de esta manera los profesores también están relajados y disfrutan enseñando.

Las escuelas que cambian la visiòn de la educaciòn están preparadas para liderar una verdadera transformación educativa. Estas esucelas se destacan no solo por su excelencia académica, si no también por desarrollar un proyecto integral basado en el respeto, la curiosidad, la imaginación, el trabajo en equipo, la empatía y la interacción con la sociedad. Esta nueva visiòn pedagògica se encuentra en el foco que pone toda la comunidad educativa en los modos de enseñar. Y, ese emponderamiento del conocimiento que no solo le pertenece al profesor sino que, es parte activa del alumno.

“El valor de la educación está en el camino y no en la meta.”    Richard Gerver.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!