Domingo 20 de Junio de 2021

EDUCACION

16 de enero de 2021

Cómo trabajar la seguridad en sí mismo

La autoafirmación personal se refiere a la capacidad para expresar nuestras opiniones.

Por: Luis Mario Morales Cabrera

La identidad es lo que permite que alguien se reconozca a sí mismo. La memoria permite el propio reconocimiento nos da la convicción de que somos la misma persona en todo momento.

La primera semilla desde la que edificar la Identidad surge de la pertenencia a la familia de origen, donde es necesario el reconocimiento de dos aspectos de la persona; la validación de aquello que representa una diferencia individual, y el permiso para la emergencia del propio deseo.

Este proceso constructivo de la identidad, que continúa durante el periodo adolescente, está fundamentado en los particularismos que trae la persona, y el derecho a cuestionar todas las creencias sociales y todas las definiciones del ser humano (de la ética, de la política, de las relaciones…) que trasmite la cultura en la que a cada uno le tocó vivir. Todo este viaje posibilita la creación de una narrativa personalizada de vida, que se gesta en la cocción de los sentimientos que cada persona soporta frente a la paradoja en la que se sitúa todo individuo: la necesidad de parecerse a los demás para ser aceptado y la necesidad de ser distinto.

El proceso de individuación se produce en la adolescencia. El adolescente hace este camino a través de la Pandilla, donde realiza nuevas identificaciones que le llevan a un territorio donde puede comparar idearios, estilos de comunicación humana y valores, que confrontan sus primeros aprendizajes. Esa distancia entre dos mundos marcará sus elecciones y parte de su construcción identitaria.

Identidad-personal La identidad es lo que permite que alguien se reconozca a sí mismo. En consecuencia, la identidad personal es todo aquello que nos define como individuos. Tenemos conciencia de la identidad porque tenemos memoria, sin ella sería imposible nuestro propio reconocimiento. De hecho, cuando alguien pierde la memoria pierde el elemento esencial de sí mismo.

Identidad-Personal-desconocido Aunque estemos permanentemente cambiando desde un punto de vista físico y cognitivo, es evidente que en el proceso de transformación hay algo que se mantiene inalterable: la convicción de que somos la misma persona en todo momento. Es una idea algo paradójica, ya que cambiamos cada día y al mismo tiempo no cambiamos.

Para tener un criterio de identidad personal es necesario desarrollar el concepto de intimidad, el cual se adquiere en la infancia cuando poco a poco el niño aprende a distinguir entre la idea de yo y los demás. Cuando se consolida la noción del yo, la persona ya puede empezar a comprender quién es. Pensamos y observamos lo que nos rodea externamente y paralelamente estamos en un cuerpo, con unos sentimientos e ideas en relación con nuestro interior. Es una especie de diálogo íntimo y este rasgo es una parte de nuestra identidad personal.

identidad-nacionalidad. En otro sentido, adquirimos una identidad por nuestra pertenencia a una familia y a un grupo social. Nuestra individualidad se comparte con los demás y los factores externos acaban determinando la percepción individual sobre quiénes somos. La nacionalidad, la lengua y las tradiciones son rasgos culturales que son interiorizados por cada uno de nosotros.

Desde un punto de vista externo, hay datos personales que intervienen en la descripción de la propia identidad. Aunque sea desde en un sentido técnico e incluso administrativo, el conjunto de información relacionada con uno mismo influye notablemente en nuestra autoconciencia. Tenemos un nombre, una fecha de nacimiento y toda una serie de datos que comunican información sobre la propia individualidad.

Hay un componente biológico en el concepto de identidad personal. No sólo por los rasgos físicos externos, sino también porque todo nuestro cuerpo expresa una parte de lo que somos como personas. El conocimiento del genoma humano ha iniciado un nuevo camino en la definición del ser humano y, en consecuencia, ya es posible determinar qué factores biológicos determinan nuestra personalidad. Por último, hay que tener presente que somos el único organismo vivo que es capaz de pensar sobre sí mismo, sobre su identidad personal.

En cada etapa de la vida surgen conflictos que pueden convertirse en crisis; la resolución de estas crisis permiten desarrollar virtudes que gradualmente constituirán las características individuales de la personalidad. En cambio, sino se resuelven, los intentos por solucionar problemas en etapas posteriores se tomaran mas difíciles.

AUTOAFIRMACIÓNSIGNIFICA…Respetar los propios deseos, necesidades y valores.
Buscar una forma deexpresión adecuada en larealidad.
Disposición de la personade valerse por sí misma/o.
Comportarse de maneraasertiva, respetando los derechos ajenos y defendiendo los propios.
No vivir de acuerdo deacuerdo a las expectativasde otra persona.
Vivir de manera auténtica,hablar y actuar de laspropias convicciones

 

AUTOAFIRMACIÓN PERSONAL

Que el adolescente se convierta en un adulto único, al adquirir un sentido coherente de su persona y desempeñar un papel que es valorado en la sociedad.

Virtudes que se desarrollan: Fidelidad y lealtad


Esas responsabilidades modelan, en muchos casos, la orientación para la vida adulta. Cuando los jóvenes se mantienen firmes a esos compromisos, desarrollan la virtud de la fidelidad, experimentan la lealtad y un sentido de pertenencia a un ser querido o a los amigos y compañeros. La fidelidad también implica identificarse con un conjunto de valores, una ideología o una religión, una empresa o un grupo étnico.
La autoafirmación personal se refiere a la capacidad para expresar nuestras opiniones, plantear quejas y en general hacernos valer a la vez que cuidamos la relación con el otro. Se trata de un delicado equilibrio en el que tenemos que tener claros nuestros derechos asertivos como personas y a la vez respetar los de la otra persona para no deteriorar la relación.

Autoafirmarse es la seguridad en sí mismo, La autoafirmación es característica de la conducta que se singulariza por un comportamiento social positivo, que apunta a defender un derecho a alcanzar una meta.

El objetivo de estas líneas es potencializar tu capacidad para tener éxito dentro de tu labor cotidiana.

Te brindaré elementos para desarrollar Hábitos Mentales de Éxito.

Estos elementos son:

1) Afirmación

2) Victorias

3) Técnicas para mejorar el diálogo interior

4) Formas para establecer el dialogo interior

AFIRMACION

Afirmación Recibida:

De pequeños nos vemos reflejados en nuestros padres y otras personas significativas. A partir de este reflejo aprendemos a valorarnos.

Afirmación Propia:

A medida que vamos creciendo, podemos y debemos depender menos de la afirmación que proviene de otros. Es necesario que aprendamos a afirmarnos a nosotros mismos.

Afirmación Compartida :

La persona que se valora tiende a propiciar la autoestima de aquello con que se relaciona, ayudándoles a descubrir sus recursos y reconociendo sus méritos.

VICTORIAS

Victorias Privadas :

Una victoria privada se refiere a los logros que desde pequeños hemos conseguido y que conforman la fuerza de nuestra personalidad. Es la conquista cotidiana que nos demuestra que somos capaces

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!