Martes 18 de Enero de 2022

10 de enero de 2022

Rasgos de una persona con poca empatía

Las personas que realizan muchos juicios de valor que etiquetan la realidad constantemente. Pero no se preguntan hasta qué punto pueden estar equivocados.

Existen distintos tipos de inteligencia y la emocional es una de las más importantes. Existen características típicas y rasgos de una persona con poca empatía. Puede que en algún momento de tu vida, tengas que resolver un conflicto con una persona que está encerrada en su propio punto de vista y que minimiza la importancia de tu propia opinión. Personas que viven desde el filtro del "yo" pero no se preguntan cómo pueden hacer sentir sus actitudes a los demás. De este modo, no miden con la misma objetividad ambos planos de la relación: yo-tú.

Restan valor a aquellas acciones que cometen y que, sin embargo, critican duramente en los demás. Este es otro de los signos frecuentes de una persona con poca empatía puesto que no establece vínculos desde una igualdad real sino desde el complejo de superioridad o, en algunas ocasiones, también desde el complejo de inferioridad. Sigue leyendo este artículo de Psicología-Online para conocer mejor los rasgos de la falta de empatía en las personas.

Características de una persona con poca empatía
Si quieres conocer cuáles son los rasgos de una persona con poca empatía tienes que saber que, en términos generales, son personas que tienden a establecer relaciones personales complicadas e inestables. El motivo es que, al no ser capaces de ponerse en la piel del otro, pueden aparecer situaciones incómodas.

Aquí te dejamos algunos signos de las personas con falta de empatía para que puedas detectarlas a tiempo:

Suelen ser egoístas: las personas que tienen poca empatía se toman muchos derechos mientras que colocan todas las obligaciones en el otro.
Poca humildad: esta actitud hace que proyecten una imagen de falta de humildad como consecuencia de un tono soberbio.
No tienen filtros: también pueden llegar a confundir la sinceridad con el hecho de decir todo aquello que pasa por su mente sin un filtro afectivo y sin canalizar si realmente, dicha información, puede aportar un valor constructivo a la relación o si, por ejemplo, puede alejar todavía más al otro.
No te comprende: otro de los rasgos habituales de una persona con poca empatía es que por mucho interés que pongas en hacerte entender, no te comprende y da la vuelta a tus palabras llegando incluso a hacerte sentir culpable de algo que no has dicho en realidad.
Relaciones complicadas: las personas que tienen poca empatía tienen dificultades de relación de forma frecuente, es decir, tienen amistades que duran muy poco por lo que su círculo social se va actualizando de un modo habitual, sin embargo, no se consolida de un modo permanente.
Con muchos prejuicios: son personas que realizan muchos juicios de valor que etiquetan la realidad constantemente. Pero no se preguntan hasta qué punto pueden estar equivocados.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!