Lunes 25 de Octubre de 2021

DESARROLLO SOCIAL

15 de marzo de 2018

Los adolescentes creen que vale la pena hacer el secundario

Los estudiantes piensan que la escuela les da la oportunidad de tener un mejor futuro. Algunos consideran que no se aprende lo suficiente.

Lejos de lo que comúnmente se cree, los adolescentes consideran que la escuela secundaria es útil y necesaria, que hay que transitarla y que es la única forma de tener “un futuro”, un “trabajo digno” y oportunidades de crecimiento y de progreso.

Los datos surgen del estudio “Educación de adolescentes y jóvenes: una mirada desde los procesos de diseño y gestión de políticas públicas en la Educación Secundaria Obligatoria. 

El caso de las provincias de Buenos Aires, Salta, Córdoba y Entre Ríos, República Argentina (2010-2015)”, realizado por un equipo de investigación de la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Salta (UCA), con el auspicio de Unicef, y acreditado ante la Secretaría de Investigación de la UCA y el Conicet.

El trabajo analiza las percepciones y opiniones de 375 adolescentes y jóvenes que participaron, con 3.987 intervenciones, en el Foro Virtual La Educación Secundaria y de 1.938 alumnos de tercer a quinto año encuestados por sus profesores.


En general, los adolescentes rechazan las afirmaciones que refieren a que “no hace falta estudiar”, o que “el secundario no sirve para nada”. Por el contrario, reconocen que es necesario, pese a las dificultades por las que atraviesa.

La idea de futuro emerge con fuerza. Eso implica la posibilidad de continuar estudios, de saber elegir qué hacer después de la escuela, de conseguir un buen trabajo, calificado y “digno”, que muchos asocian a una mejora significativa de su situación socio-económica.

Muchos piensan que en el secundario no hace falta ­estudiar. Yo pienso que sí es ne­cesario, ya que es una forma de progresar hacia un mejor futuro y poder alentar a personas para que terminen y puedan estudiar lo que quieren ser, ya sea una profesión o carrera”, indica un estudiante de Salta, incluido en el trabajo.

“Sí hace falta estudiar ya que te asegurás un futuro con un trabajo digno y así, al final, podés estudiar lo que te gusta y no hacer un trabajo por obligación o necesidad”, opina otro alumno de Salta.

Formación humana

La investigación revela que los adolescentes resaltan que la secundaria impacta también en el desarrollo como personas, en la identidad y en la vida social.

“Las respuestas no reducen el valor de la escuela a una cuestión meramente prag­mática e instrumen­tal, sino que, según testimonian los estudiantes, es algo ‘esencial’ para su existencia”, indica el trabajo.

Entre otras cosas, aseguran que lo que aprenden en la escuela los ayuda a “desenvolverse en la vida”, 

los posiciona de un modo diferente y les aporta beneficios como, por ejemplo, a “no ser engañados”.

Gracias al secundario, sub­rayan, pueden llegar a ser “alguien”. “Completar el secundario es fundamental para ser alguien en la vida. Hoy en día sin el secundario no se puede acceder a ningún puesto de trabajo, o por lo menos ninguno al cual poder progresar”, indica un estudiante de la provincia de Buenos Aires.

Los conocimientos

En relación con los conocimientos, los estudiantes plantean que el secundario les permite no sólo conocer, sino también comprender, pensar y forjar ­opiniones propias.

“Estudiar nos ayuda a co­nocer y comprender muchas cosas; aparte de que nos abre la mente y nos ayuda al momento de opinar o dar nuestra opinión, debido a que no podemos opinar de algo que no conocemos”, sostiene otro alumno de Buenos Aires.

La mayoría asegura que el estudio es necesario para aprobar las materias. Para algunos, la escuela sirve siempre y cuando los profesores les exijan estudiar y los estudiantes quieran hacerlo.

Reconocen, además, que una condición para aprender es tener hábitos de estudio. Y que la incorporación depende de cada docente y de la materia. Hay que estudiar más para algunas asignaturas y para ciertos profesores.

“Yo no estudio, pienso que con prestar atención y pegar una leída en casa basta”, remarca un alumno de Entre Ríos. “Sí hace falta estudiar, aunque no mucho”, puntualizó un estudiante de Córdoba.

De todos modos, aparecen críticas en relación a la relevancia de los contenidos que se enseñan en la escuela.

Por: Mariana Otero

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!