Jueves 6 de Mayo de 2021

REFLEXIONES

6 de abril de 2018

Todo cambia:El amor ya no es para toda la vida

En la inconsistencia emocional, las promesas de amor se diluyen. Es difícil mantener la fe y la confianza en la otra persona.

Cuando una persona, en cualquier tipo de relación humana, se compromete a asumir algo, y ese algo no sé da, simplemente porque la persona que prometió no cumple, la credibilidad se debilita.

Los errores y los fracasos en una relación, pueden convertirse en una escuela que le de solidez y bases firmes a cualquier relación, toda vez que a partir de dicha situación haya un compromiso serio y consistente.

Si se da la oportunidad, a la otra persona con sus acciones, tiene el deber de demostrar su cambio, pero que difícil mantener la fe y la confianza, cuando una y otra vez sucede lo mismo, y nos topamos con justificaciones, que lo único que hacen es minar la confianza, puesto que la otra persona ve una actitud constante de irresponsabilidad.

Comprendo, que hacer cambios no es sencillo, que ajustarse muchas veces a nuevas posibilidades de desarrollo en una relación puede ser complicado, pero es importante que lo que se promete, se actúe, se actúe con consistencia y coherencia, pues es cansado que el otro tenga que estar recordando lo prometido, o que tenga que estar supervisando las acciones de un adulto, que en principio ha asumido un compromiso.

En la inconsistencia emocional, las personas se agotan, esto da pie a la tensión y la irritabilidad constante, porque se camina con fantasmas en la cabeza, con dudas y múltiples miedos, que podrían traerse abajo esta oportunidad de hacer las cosas bien, y arruinan este nuevo comienzo para la relación, haciéndolo frágil y cargado de contradiccón.

Darle importancia a esta nueva oportunidad, en una relación de pareja, implica tomar esto en serio, pero ambos, tienen que tener la capacidad de hacer un análisis objetivo, sensato, prudente, para que los acuerdos respondan a la realidad, para que éstos tengan sentido y contenido, y no que respondan a falsas promesas de amor cargadas de emociones, pero sin sanas decisiones.

¿Vos lo estas tomando realmente en serio?

Dr. Rafael Ramos

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!