Domingo 16 de Mayo de 2021

EDUCACION

14 de noviembre de 2018

La tecnología modifica la vida cotidiana familiar

Los jóvenes sufren baja autoestima y bajo rendimiento escolar. Foto: Getty

Por: Colegio Facundo Quiroga

Ya no sorprende ver hoy a un nene de tres años manejando el mousse de una computadora mejor que un adulto.

Un estudio indica que un 14 por ciento de los adolescentes pasa más de cuatro horas todos los días jugando con dispositivos electrónicos. Los varones usan más las consolas de juegos y las chicas Internet y Facebook.

Ya no sorprende ver hoy a un nene de tres años manejando el mousse de una computadora mejor que un adulto, a un adolescente chateando con sus amigos por su celular, subiendo fotos al muro de Facebook o jugando a la "play" en red. Las nuevas tecnologías modifican la vida cotidiana de la gente y los más chicos no son ajenos a este fenómeno.

La doctora Verónica Dubuc, miembro del capítulo de juego patológico de la Asociación de Psiquiatras de Argentina (Apsa), indica que los videojuegos y las nuevas tecnologías cambian los usos y costumbres de chicos y adolescentes.

"Se puede hablar de una subcultura con las nuevas tecnologías. Hay otro manejo del tiempo. Se observan modos diferentes de comunicación y hasta una cultura marcada por la inmediatez y la revalorización de la imagen por sobre la palabra". La especialista recuerda que los chicos que nacieron con estas tecnologías ya se los considera "nativos digitales".

OTROS CODIGOS
La prevalencia de la percepción visual hace que la imagen pasé a tener más relevancia para estas nuevas generaciones. "Manejan otros códigos, con más presencia de lo gestual. Por ejemplo saludan con un gesto, usando lo gestual, más que con las típicas palabras de otro tiempo, el "hola, el buenas tardes".

Algo que ha ocurrido en los últimos tiempos y que condicionan más a los chicos y a las familias es que los aparatos relacionados con las nuevas tecnologías se han incorporado a la vida del hogar.

"Hoy ya suelen estar en las casas a diferencia de algún tiempo atrás donde se jugaba en los cybercafés. Están presentes en la vida cotidiana".

¿Cuáles son los problemas que puede ocasionar el uso abusivo de estas nuevas tecnologías en chicos y adolescentes? Dubuc comenta que el problema no es del dispositivo sino del vínculo con ese dispositivo. "El problema es cuando se genera una relación compulsiva". La psiquiatra indica que "hay factores facilitadores de un vínculo problemático en el sujeto que usa y en el objeto de uso. Por ejemplo, un adolescente conflictuado, con baja autoestima y de pobre inserción en sus grupos de referencia probablemente genere un vínculo problemático a la hora de jugar con los dispositivos que tiene a su alcance".

LOS PROBLEMAS
Un estudio realizado por el Instituto de Juegos de Apuestas de la ciudad de Buenos Aires en base a un relevamiento a 200 profesionales realizado hace un tiempo, reveló que un 16 por ciento recibió consultas por problemas de chicos vinculados al juego.

Lo llamativo y preocupante fue, expresa la profesional, que las consultas en forma indirecta a partir de este problema, como falta de sueño, ascendió a un 39 por ciento. Otros motivos de consulta fueron el sobrepeso, en las chicas falta de menstruación e inflamación de la muñeca.

En estos tiempos la situación sigue siendo problemática. En un reciente estudio del que participó la doctora Dubuc, sobre 463 jóvenes como representativo de chicos de entre 12 y 19 años de la ciudad de Buenos Aires de colegios públicos y privados, se indica que un 14 por ciento de esta población tiene una relación de riesgo con dispositivos de juegos electrónicos ya que dedica más de cuatro horas diarias a jugar de esta manera.

El trabajo, que fue presentado el 16 de octubre en la Casa Cuna, podrá consultarse en  en www.institutodejuegos.gov.ar muestra que quienes sufren más esta situación son adolescentes con baja autoestima y bajo rendimiento escolar.

"Estas son situaciones en que familias y educadores deben estar atentos, son señales de alerta en las que se le debe dar consulta a especialistas que lo ayuden".

Dubuc recuerda la entrevista con la hermana de un chico con este problema que le dijo: "Mi hermano no tiene problema con los videojuegos, tiene problema con la vida".

LOS JUEGOS
En cuanto a la manera de jugar, la investigadora indica que los varones tienden a jugar más con consolas como la playstation, y las mujeres -que también mostraron problemática en un número importante- son más de usar juegos por internet o facebook.

Las chicas tienden a apostar menos por dinero que los chicos. Además, cuando se aburren dejan de jugar. En muchos varones, en cambio, a pesar de que dicen que están aburridos siguen jugando.
Las chicas, además, se inclinan muchas veces por el chateo en Facebook más que los chicos.

"El problema de los adolescentes es que suelen tener cierto conocimiento, intuición del riesgo que puede implicar a veces comunicarse con extraños, pero a veces pierden esa percepción, no lo reconocen".

"De todas formas -continúa- saben que no es lo mismo el amigo que tienen por internet que el que conocen personalmente, con el que están más tiempo. Reconocen diferentes formas de contacto".

Dubuc, expresa, sin embargo, que no todo es negativo y hay varias cuestiones a valorar en las nuevas tecnologías. "Lo mismo que sabemos que hay juegos especialmente diseñados para atraer con sus secuencias de premio, luces, formas y diferentes estímulos. Eso mismo que aplicado a la educación, resulta muy útil al aprendizaje y a mejores formas de comunicación eficaz".

ESPACIO PUBLICO
Más allá de situaciones patológicas, la profesional indica que el mayor uso de las nuevas tecnologías se da también por los cambios sociales en general. "Hoy hay un menor uso del espacio público, se sale menos, hay mas miedos. A eso se suma que salir implica un programa más caro en términos económicos que quedarse en casa dejando que los chicos pasen la tarde jugando a la play o en la compu".

¿Cómo padres que se puede hacer para que los hijos tengan un uso de las nuevas tecnologías armonioso que no los afecte? 

Dubuc expresa que "los padres y adultos en general deben cuidar su rol, alimentar un buen vínculo a través de la comunicación y el diálogo, y poner límites tolerando el mal humor de los jóvenes frente a ello".

"Las formas pueden variar pero la esencia sigue siendo la misma. El límite debe ser puesto por el adulto que define que no se puede y que sí se puede", expresa. 
"Hay alternativas a los dispositivos electrónicos que suelen ser bien recibidas por los jóvenes, como la práctica de deportes, la música o el encuentro con amigos".

CUALQUIER HORA
La licenciada Nora Koremblit de Vinacur, secretaria del departamento de niños y adolescentes de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), señala, en tanto, que las nuevas tecnologías no solo influyen en la vida cotidiana de los jóvenes sino que modifican el comportamiento de toda la familia.

"Es algo muy nuevo. Por eso también es complicado para los padres al momento de poner límites porque ellos tampoco tienen mucha noción del fenómeno", agrega la coautora del libro "Parentalidades" que se presento el 11 de septiembre en la sede de Apa.
Koremblit de Vinacur dice que es muy difícil la situación con los adolescentes. "De por sí tienden a separarse, van a sus cuartos y pueden estar hasta cualquier hora con la compu o el videojuego".
"Lamentablemente para cuando ocurre esto se dejó pasar mucho tiempo. Hay que empezar con ellos desde más chicos, cuando son niños, charlar, preguntarles que hacen, como se van relacionando con la tecnología".

Algo que es riesgoso, dice la especialista, es que los chicos tengan los aparatos tecnológicos al alcance de la mano en todo momento. "Que en el cuarto de los chicos haya tablet, televisor, compu, videojuego no es bueno. Sin dudas que pasarán muchas horas frente a ellos".

EN EL CUARTO
Desde su trabajo como terapeuta, Koremblit de Vinacur indica que le ha tocado atender a varios adolescentes que están "mucho tiempo con las nuevas tecnologías. No salen de sus cuartos ni para comer, no comparten la rutina familiar".

"Estas son situaciones a las que los padres deben estar atentos porque podemos estar ante problemáticas que necesitan de atención terapéutica". Lo preocupante, señala la especialista, es cuando estas formas de comunicación adquieren lo que se denomina una forma fóbica.


"El problema, es cuando el chico o joven toma como único medio de comunicación el chateo, el contacto solo vía internet. Que no puede enfrentarse a un contacto personal, cara a cara".
Como consejos, la psicoanalista dice que los padres "deben estar atentos y abrir siempre un canal de comunicación con los hijos. Que el adolescente pueda entender con los adultos este nuevo mundo y compartir lo que le pasa".

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!