Sábado 4 de Diciembre de 2021

EDUCACION

15 de febrero de 2019

Aprendiendo a ser resiliente

La persona resiliente cura y cicatriza sus heridas

Por: Colegio Facundo Quiroga

Regularse emocionalmente en la infancia crea adultos capaces de enfrentar crisis.

 

¿Qué es la Resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad. Desde la Neurociencia se considera que las personas másresilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión.

 La capacidad de una persona, para recuperarse fortalecida de la adversidad

 

  Es saber usar tus recursos en momentos críticos. Es un proceso de autocorrección y crecimiento como respuesta a los desafíos de la vida.

 

Es un patrón de adaptación positiva en un contexto de riesgo y adversidad. Ósea que deben existir 2 condiciones: adaptación positiva y adversidad  

 

¿Cómo es una persona Resiliente?

 

1.- La Resiliencia implica algo más que sobrevivir a una crisis, implica algo más que atravesarla o que evadirla.   2.- No todos los que sobreviven a estas situaciones son resilientes, algunos quedan atrapados, autolamentándose y con imposibilidad de crecer por la ira y por la culpa.   3.-  La persona resiliente cura y cicatriza sus heridas.   ¿La Resiliencia es algo que se adquiere o se aprende? Actualmente la investigación dice que mientras algunas personas parecen ser resilientes de manera natural, los comportamientos resilientes pueden ser aprendidos.   Hoy se tiende a ver a la Resiliencia como una interacción entre lo innato y lo adquirido.   Al construir nuestra resiliencia, vamos integrando la experiencia de la crisis, del trauma o de la dificultad por la que estamos atravesando, lo cual influye en nuestra forma de vivir nuestra vida de ahí en adelante.   12 tips para ser más resiliente 1.-Aprende la autorregulación emocional La autorregulación emocional tiene que ver con la capacidad de modular la intensidad, frecuencia y duración de nuestras conductas y emociones   Regularse emocionalmente en la infancia crea adultos capaces de enfrentar crisis.   2.- Aprende a canalizar emociones negativas   La ira y la agresión, te alejan de ser asertivo para conquistar tus metas, te paralizan, te bloquean (Respiraciones, meditación, espiritualidad).   3.- Cree de manera positiva en tus habilidades:   La autoestima, juega un papel importante en afrontar el estrés y recuperarse   Recuérdate habitualmente sobre cuáles son tus fortalezas y logros.   Ser confiado sobre tu habilidad de manejar las crisis es construir futura resiliencia.   4.- Encuentra un sentido y propósito a tu vida.   En ocasiones el hecho de enfrentarnos a una tragedia o mal momento, nos motiva a buscar y a encontrar un sentido a nuestra existencia, lo que puede tener un papel muy importante.   5. Desarrolla una sólida red social.   Tener personas capaces de dar afecto y soporte es un factor de protección   Es importante el tener personas en las que uno puedas confiar.   El compartir estos sentimientos, obtener ayuda, recibir feedback positivo y encontrar posibles soluciones conjuntamente, es de mucho valor.   6. Di sí al cambio. Acepta los cambios   La vida es cambio. Ser flexible es un parte muy importante de la resiliencia.   Aprendiendo como ser más adaptables, estaremos mejor equipados a la hora de responder a una crisis vital.   La gente resiliente frecuentemente utiliza estos acontecimientos como oportunidades de moverse en direcciones diferentes.   Los resilientes pueden ser capaces de adaptarse y seguir adelante.   No olvides que la adaptación es sinónimo de supervivencia y prosperidad.   7. Cultiva de manera activa tu optimismo.   Permanecer optimista durante periodos complicados puede ser difícil, pero mantener un punto de vista esperanzador es una parte importante de la resiliencia.   Pensar en positivo no implica ignorar el problema y sólo focalizarnos en soluciones positivas. Lo que nos quiere motivar es a comprender que los obstáculos son transitorios y que uno posee las habilidades para enfrentarse a ellos (y que aunque no los tenga los puede desarrollar).   8. Cuídate, nútrete, acompáñate.   Cuando estamos estresados  es fácil que no nos cuidemos tanto y dejemos de lado nuestras propias necesidades, haciendo menos ejercicio y no durmiendo lo necesario; estas son reacciones comunes a las crisis personales.   Centrándote en seguir desarrollando tu autocuidado es importante   Organízate y saca tiempo para hacer actividades que te gusten.   9. Desarrolla tus habilidades de solución de problemas.   Si sabes sacar diferentes soluciones a un problema serás más capaz de afrontarlo.   Experimenta con diferentes estrategias y céntrate en desarrollar una vía para aquellos problemas más comunes.    10. Proponte metas.   Los momentos de crisis en ocasiones parecen irremontables. Las personas resilientes son capaces de ver estas situaciones de manera realista, y entonces se fijan objetivos razonables para afrontar el problema.    11. Da pasos para solucionar el problema.   Comienza a trabajar en resolver el problema de manera inmediata. Quizá no hay solución fácil, pero siempre hay alternativas para sobrellevar la situación   ¿La clave? Centrarse en los progresos que ya hayas hecho y planificar los pasos siguientes, más que descorazonarse por la cantidad de trabajo que aún debes hacer.    12. Sigue trabajando en tus habilidades.   La resiliencia puede llevar un tiempo para ser construida, por lo que no te desmotives si sigues teniendo situaciones que te causan problemas. En realidad, la resiliencia no es algo extraordinario que solo pocas personas poseen, si no que puede ser aprendida por casi todos.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!