Domingo 20 de Junio de 2021

EDUCACION

28 de mayo de 2019

La apatía juvenil ante el estudio

Es preocupante la falta de motivación de los estudiantes secundarios.

Por: Por:Redacciòn colegio"Facundo Quiroga"

Los chicos jóvenes creen que los contenidos escolares son ajenos a sus intereses. Y cada día cuesta más motivarlos.

El colegio secundario resulta cada vez menos atractivo para muchos adolescentes. Se percibe en el aula: los chicos no parecen interesarse por los contenidos ni valorar los conocimientos que pueden transmitir los docentes.

La falta de motivación de los estudiantes es una de las mayores preocupaciones en los colegios. Revertir la tendencia no es sencillo, pero se pueden intentar nuevas estrategias para que el estudio deje de ser una obligación inútil.

El desinterés de los chicos es una de las causas más fuertes de deserción y fracaso escolar. Las razones de esta apatía son variadas, pero un factor que parece clave hoy es la falta de perspectivas hacia el futuro. El supuesto de que la enseñanza secundaria aseguraba un mejor trabajo ha perdido vigencia a la luz de la realidad del país.

"Lo que les pasa ahora a los adolescentes es que muchos de los saberes escolares están alejados de sus intereses", 

Todavía hay una idea de que el chico tiene que reunir una serie de conocimientos para después poder capacitarse para el trabajo". Y eso resulta anacrónico cuando los jóvenes quieren resultados ya.

"En los adolescentes, la motivación tiene que ver con metas, con proyectos de vida. Hoy hay que fijarse metas a corto plazo, realizables. Los chicos necesitan metas tangibles". Por eso se les hace arduo leer páginas y páginas de teoría y escuchar a profesores que explican temas ajenos a sus intereses. Los adolescentes viven con mucha preocupación el tema de su futuro. Desde la sociedad reciben el mensaje de que sirve de poco estudiar, porque es muy difícil progresar". Además, cada vez son más los chicos con padres desocupados o subocupados. 

Es común que los chicos descalifiquen el trabajo del profesor y no le den la oportunidad de empezar a hablar. Ya no se le da al docente la autoridad que merece, siempre van a criticar y cuestionar, es una forma de empezar a definir su tipo de personalidad. Los adolescentes necesitan descreer para construir pensamientos diferentes a los de sus padres o docentes".

 

El rol de los docentes, sin duda, es clave.  El interés también surge del conocimiento. Si no conocen, no se entusiasman".

De hecho, el conocimiento en sí parece haber perdido valor para los adolescentes. "Hoy la escuela está valorada sólo por la utilidad. Se estudia para conseguir trabajo.   Se ha perdido de vista el deseo por conocer. Habría que volver a ligar el saber al placer, no sólo a la "salida laboral".

Pero no siempre los adolescentes están desmotivados, y existen formas de "seducirlos" con los contenidos.
"El chico escucha a un profesor cuando le parece interesante, cuando el docente le demuestra que preparó la clase, que sabe del tema. Los profesores deberían considerar a los alumnos más como adultos que como niños. Tendrían que mostrarles cómo va a servir esa materia en su vida".

En el Colegio secundario Facundo Quiroga, revertimos el desinteres  con nuevas formas  de enseñar que generen debates y permitan a los chicos mostrar sus opiniones". Así, pensamos, que se incentiva el interés y enriquecer las clases. Aunque, reconocemos, muchas veces a la curricula  escolar "les faltan espacios para poder reflexionar sobre esto, y animarse a generar cosas nuevas".  "No todos los chicos están desmotivados. A veces es difícil motivarlos, pero cuando se interesan presentan altos niveles de producción".

Lo que está claro es que los intereses de los adolescentes varían en forma casi permanente, y las instituciones educativas no siempre acompañan ese ritmo.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!