Martes 17 de Mayo de 2022

EDUCACION

25 de marzo de 2022

La discontinuidad escolar dificulta la readaptaciòn de los jòvenes y niños

Llevará bastante tiempo retomar las metodologías empleadas anteriormente.

Los casi dos años sin asistir de modo regular a la escuela acarreó una serie de problemas tanto a los alumnos como a los docentes.

Luego de casi dos años sin asistir a la escuela, tanto alumnos como docentes comenzaron a transitar por un nuevo tiempo de readaptación, tanto en el aspecto cognitivo como en el vincular, que llegaría a ser más prolongado que años anteriores a la pandemia que obligó a una escolarización con otras metodologías.

Así lo analiza la experta, la psicopedagoga licenciada Ana Roxana Gálvez, quien incluso vaticina que "quizás recién a mediados de abril pueda el niño tomar conciencia de que hay un regreso a la escuela, y los adultos también".

"No podía ser de otra manera. Estamos viviendo la crónica de lo esperado, después de prácticamente dos años que no han podido asistir a una escuela para tener una educación dentro del sistema enseñanza-aprendizaje normal y esperado. Los niños están manifestando problemas que de alguna manera, los docentes están comprendiendo", analizó la profesional.

Dijo que, en su mayoría, están pasando por la necesidad de una readaptación a la escuela, y consideró que "la escuela hoy es un contexto nuevo, no es el contexto que se dejaba antes en noviembre para retomar en marzo, en que pasaban apenas una semanas y se regresaba. Aquí han pasado prácticamente dos años, y para algunos ese par de años han sido los primeros dos años de escuela, y estos niños son los que están más afectados hoy".

"Cuando asistimos a la escuela, estamos impulsando las relaciones vinculares, y así sean órdenes o rechazos, nos hacen madurar en el contexto de la sociedad, porque la escuela es como una preparatoria para el ser social. Entonces, podemos hablar en ciertos casos de una discapacidad para poder adaptarse en el marco de lo social. El niño comienza a tener necesidades de regresar pronto a la casa, de no sentirse bien. A eso le llamábamos antes "escuelitis", cuando no se sentían bien antes de ir a la escuela. Ahora va a la escuela, pero el hecho de estar en ese espacio del que han estado ausentes tanto tiempo, tiene sus manifestaciones", profundizó.

Indicó que, a la fecha, "estamos en un período diagnóstico, en el que el docente lo primero que hará será ver los conocimientos previos, en qué estado cognitivo y emocional está el alumno, y los que ya han sido preparados o advertidos por sus padres podrán enfrentar mejor la escuela. Para otros va a ser la adaptación social, la relación con sus compañeros, y nuevamente retomar metodologías y un sistema de estudio, que obviamente, aunque los últimos meses del año pasado hayan asistido, no están lo suficientemente radicados en la metodología entre el docente y el alumno. Hay una necesidad de readaptación".

"En el aspecto cognitivo y en el vincular entre el docente y el alumno, el diagnóstico 2022 va a ser más largo que otros períodos, van a necesitar más tiempo, quizás recién a mediados de abril pueda el niño tomar conciencia de que hay un regreso a la escuela, y los adultos también. Estamos de regreso a una escuela que no tiene proyecto de interrumpirse, y eso es lo que esperamos, que tenga una continuidad. Ya hemos visto los efectos de una discontinuidad", concluyó.

El problema se puede solucionar en la familia

Especialistas explicaron que la incorporación al entorno escolar en las circunstancias actuales supone muchos cambios en las familias, tanto en los padres como en los hijos, y desencadena una serie de comportamientos que pueden dificultar este período de reincorporación después de tantos meses. Frente a esta situación, apuntan que quizás el problema principal se dé cuando los padres transmiten a sus hijos sus miedos e inseguridades. La disciplina positiva ayuda a afrontar esta nueva normalidad ya que facilita herramientas para identificar qué se siente al separarse del hijo ¿miedo? ¿tristeza, culpabilidad? Una vez identificada la emoción, decirse a uno mismo que el hijo va a estar bien.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!