Jueves 6 de Mayo de 2021

EDUCACION

7 de agosto de 2018

Má… ¿qué es el aborto?

Foto:ilustrativa

Por: Por:Redacciòn colegio"Facundo Quiroga"

Cómo hablarles a los chicos sobre el aborto es una preocupación de los padres de hoy. En la adolescencia comienza a aparecer la opinión personal que no siempre coincide con la de los padres.

Cómo abordar el tema en casa y responder la pregunta de niños y adolescentes sobre un asunto controversial que atraviesa todos los ámbitos y. Los especialistas aconsejan contestar de manera clara, sincera y sin fanatismo. El 8 de agosto el Senado decidirá si la interrupción voluntaria del embarazo será ley o no.

"Má… ¿qué es el aborto?": la pregunta de los chicos que se instaló en la vida cotidiana. La discusión por la legalización del aborto no sólo llegó al Congreso: se coló, desafiante y como nunca antes, en la calle, en escuelas, en las familias. De pronto, la pregunta de los chicos irrumpe, cualquier día, a cualquier hora, en el medio de la tarea, la cena o en el viaje a la escuela: "Mamá, papá… ¿qué es el aborto?"

Abordar este tema complejo, con posturas enfrentadas, puede dejar sin palabras a los adultos. ¿Cómo responderles a los chicos sin sucumbir en la incomodidad y la duda? El Colegio buscó la opinión de especialistas en infancia y adolescencia para ayudar a pensar cómo abordarlo con los pequeños de la familia. Aseguran que lo más importante es que los padres se informen para poder contestar de manera clara, sincera y sin fanatismo. Y lo peor: esquivar la pregunta, contestar con evasivas, frases moralizantes o ideas que transmitan miedos.

Hace varios meses la temática del aborto comenzó a atravesar todos los ámbitos. Está presente en los medios de comunicación, en las redes sociales, en las conversaciones cotidianas. En las marchas participan grandes, adolescentes y chicos con pañuelos verdes y celestes, a favor y en contra del proyecto de ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo. El 14 de junio la Cámara de Diputados le dio media sanción y desde entonces está en pleno debate en el Senado, que el 8 de agosto próximo decidirá si es ley o no.

Lo ideal para tratar este tema, es contarles a los chicos ambas posturas (Adrián Escandar)

Lo ideal para tratar este tema, es contarles a los chicos ambas posturas

Informarse y brindar respuestas claras y sinceras

"Antes de hablar con niños, niñas y adolescentes acerca de la interrupción voluntaria del embarazo, es clave estar informado sobre el tema", indicó la psicoanalista Sonia Almada, directora del Centro Aralma especializado en la asistencia, investigación y formación en infancia y adolescencia.

Almada destacó que al abordar una temática tan crucial que implica gran confrontación social "es importante no ayudar a la confusión general o contestar con evasivas o con frases inconexas". "Si el adulto se siente descolocado ante la pregunta del chico, no hay que apresurarse a responder", aconsejó y propuso "decirle que pronto se charlará de eso o pautar un espacio para conversar, pero jamás se debe contestar a la ligera o para sacarse de encima la incómoda pregunta. Es necesario escoger el tiempo para conversar con tranquilidad".

Por el peso de una tradición cargada de tabúes, muchas veces a los adultos no les resulta tan fácil hablar de derechos sexuales y reproductivos, y por lo tanto también del aborto. En ese sentido, lo fundamental es "responder con claridad y sinceridad".

"La función del adulto -continuó- es brindar información y, por supuesto, siempre va a llevar la connotación de la posición que el papá o la mamá tenga respecto al debate: es inevitable. Pero para poder responder con claridad y sinceridad, los adultos tienen que estar informados y tener en claro de qué se trata la discusión sobre la despenalización del aborto. Este debate es mucho más profundo y complejo que decir si se está a favor o en contra. El aborto es un hecho social que existe y el Congreso debe definir si el Estado y la sociedad se van a hacer cargo de esa realidad o no".

Para hablar con los chicos sobre el aborto, primero hay que informarse(iStock)

Para hablar con los chicos sobre el aborto, primero hay que informarse

"Preguntan porque quieren saber y es su derecho"

Raschkovan consideró que "si los niños preguntan es porque quieren saber y como miembros de la sociedad tienen derecho a estar informados sobre lo que son los modos de regulación de la sexualidad, del cuerpo y de la reproducción en la cultura en la que habitan".
Los chicos también tienen derecho a opinar y a tener su propia posición al respecto. Lo peor que podemos hacer es esquivar el tema".  "Es que los niños y los adolescentes están construyendo su identidad y para eso necesitan del cuidado, el sostén y la guía de sus padres. Habilitar el debate en los hogares, escuchar sus inquietudes y responder a sus preguntas es la única manera de enseñarles a cuidar su salud, su cuerpo y a hacer uso de sus derechos".

A los chicos "hay que darles los elementos que les permitan construir sus propios argumentos, como un ejercicio de construcción de la ciudadanía, planteando el aborto como derecho y también como un hecho de salud pública".
Qué decirles según la edad

Las especialistas consultadas coinciden en que las respuestas tienen que tener en cuenta la edad de los chicos y que no hay que ahondar en cuestiones que no están en condiciones de comprender.

"Lo principal es poder utilizar el lenguaje que el chico utiliza y contestar aquello que pregunta sin necesidad de información adicional que quizá no requiere o pueda confundirlo", apuntó Almada al tiempo que subrayó que la medida "es la empatía: poder ponerse en el lugar del niño que pregunta, qué información ya tiene acerca del tema, qué necesita saber, qué desea conocer con lo que está preguntando y cómo se siente a medida que avanza la conversación".

En tanto, Lafforgue señaló que en el caso de los menores de 6 años hay que plantearles el tema en forma sencilla. "La charla puede partir desde lo que el niño trae, indagar en las fantasías, cosas cruentas y terribles que a veces pueden tener sobre el tema. Con los adolescentes ya se puede hablar, indirectamente, desde otras aristas como, por ejemplo, el mandato de la maternidad o de los derechos sexuales y reproductivos consagrados por tratados internacionales".

"El silencio, la evasión y la transmisión de miedo o frases moralizantes como 'esto está mal', nunca son opciones".

Lo ideal: contar las dos posiciones

El debate sobre la legalización del aborto genera posiciones muy polarizadas. En algunas familias la interrupción del embarazo es una decisión y en otras es la pérdida de una vida. Son dos posiciones encontradas: una prioriza la autonomía de las mujeres, su disposición de decidir sobre su propio cuerpo y vida, y la otra antepone el cuidado del embrión por nacer.

Almada insistió en que los adultos "deben dilucidar qué piensan y sienten en relación al tema" y recomendó que "lo ideal es poder contarles a los chicos ambas posiciones para que puedan sacar sus propias conclusiones".

Reglas de oro o en la comunicación sobre el aborto

  1. Honestidad y precisión: toda la comunicación sobre el aborto debe buscar la precisión y claridad (ver páginas 8 y 13). Aunque algunas personas tienen dificultades con la decisión de interrumpir el embarazo, otras no: “alivio” es la emoción más común después de practicarse un aborto.xii Incluso en lugares donde el aborto tiene altas restricciones, no es ilegal hablar sobre este tema o reconocer que ocurre frecuentemente. Enfocarse en la realidad del aborto como parte de la vida de la gente puede contribuir a contrarrestar el estigma y la desinformación.
  2. No hacer juicios de valor: creer que las personas tienen el derecho a tomar decisiones sobre sus propios cuerpos significa que ningún aborto tiene mayor “justificación” que otro. No obstante, los profesionales trabajando en este campo – al igual que las demás personas – tienen valores individuales, creencias y experiencias. Es importante, sin embargo, que los mensajes sobre el aborto se basen en hechos y apoyen la elección individual.
  3. Enfoque en lo individual: es importante mantener un enfoque en la salud y los derechos de las mujeres embarazadas en toda la comunicación. El derecho a decidir el desenlace de un embarazo debe siempre recaer en la mujer que vive la experiencia, puesto que es ella quien está en mejor capacidad para entender sus circunstancias individuales y los resultados de sus acciones.
  4. Reconocer la diversidad: dos abortos nunca serán iguales. Ocurren en gran variedad de contextos socioeconómicos y culturales; y afectan a un amplio grupo de personas con distintas experiencias y valores. Con el incremento en la disponibilidad y accesibilidad del aborto médico, los procedimientos seguros no siempre ocurren en clínicas o requieren la presencia de proveedores médicos. Es importante presentar un rango de experiencias de aborto para reflexionar sobre esta diversidad.
  5. Evitar el lenguaje e imágenes estigmatizantes: es fácil que, sin intención, se estigmatice el aborto a través del uso de un lenguaje poco preciso o negativo o al hacer una selección deficiente de las imágenes. Esta es la razón por la que esta guía incluye lineamientos sobre lenguaje apropiado y los contenidos visuales que deben usarse en la comunicación sobre el aborto.
  6. Durante el desarrollo de materiales, involucrar a la audiencia interesada tanto como sea posible: como mínimo, el borrador de los materiales debe ser validado con miembros de la audiencia objetivo. De manera preferencial, estos grupos deberían incorporarse desde la etapa de diseño conceptual. Asegure que los materiales sean inclusivos de las necesidades de las audiencias, tanto como sea posible. Por ejemplo, tenga en cuenta los niveles de alfabetización y comprensión en estas poblaciones.
  7. Brinde, en todos los casos, referencias y recursos: además de citar la información fáctica, todos los materiales de comunicación sobre el aborto deben permitir que las audiencias obtengan información más amplia sobre el tema y los servicios relacionados. Cuando un individuo tiene acceso a los recursos, tendrá menos probabilidad de recurrir a prácticas inseguras.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!