Miércoles 20 de Octubre de 2021

EDUCACION

15 de agosto de 2018

El pensamiento científico ayuda a pensar y razonar

Los alumnos llevan a cabo experimento en clase de ciencia

Por: Por:Redacciòn colegio"Facundo Quiroga"

¿De qué nos puede servir la ciencia en la vida cotidiana?Su utilidad va mucho más allá, ayudando a las personas a tomar mejores decisiones todos los días.

“Durante años, la ciencia ha relegado al amor a un instinto básico, casi como una adicción que no tiene cualidades que la compensen”. Fomentar en pensamiento científico en los alumnos para ayudarles a tomar mejores decisiones profesionales, personales y sociales. Para lograr este objetivo, el curso destila conceptos de ciencias y filosofía a un nivel accesible al público general, ilustrándolos con ejemplos actuales de diversas áreas.

¿se puede hacer “ciencia en el aula”? Por supuesto que sí, tratando de seguir los pasos de la investigación científica desde el mismísimo momento de la curiosidad, de la cuestión que nos da vueltas en la cabeza luego de una observación casual o sugerida, planeando diseños experimentales que quizá se extiendan por una, dos, varias clases, discutiendo métodos y controles, analizando datos para entender algún secreto de la naturaleza. Claro, cuando decimos esto se nos vienen encima los “no”: no hay tiempo, no hay laboratorio, no hay bases cognitivas para hacerlo. Y si bien las condiciones distan de ser ideales, sí que hay oportunidades para que la ciencia entre al aula.

Hay dos actores principales en esta obra. Por un lado, están los chicos que, como decía Picasso, “nacen artistas”. Sí, claro, pero también nacen científicos, preguntones, insistentes, apasionados. Y la ciencia es un excelente lugar para canalizar esas preguntas, insistencias y pasiones.

Por otro, por supuesto, están los docentes que, con sus ganas, formación y experiencia a cuestas son responsables de llevar esta nave científica a buen puerto. Pero para eso hay que animarse a planear, a torcer, a contestar un “no sé” que abra nuevas puertas (siempre y cuando no tengan que estar corriendo a su cuarto trabajo o pensando si llegan a pagar el alquiler, claro). Si es cierto eso de que uno es sus maestros, aquellos que tiene en el altar de sus recuerdos y se empeña en imitar, entonces, esto comienza por rememorar a aquellos profes que nos marcaron, que tuvieron la palabra o el desafío justos en el momento indicado. Y la formación docente es posiblemente el eslabón fundamental en esta cadena en donde se puedan incorporar otros caminos y seguridades al momento de ponerse el delantal y decir buenosdíasalumnos.

Finalmente, cabe preguntarse por qué insistir con esto de que la ciencia, eso que nos pasa mientras estamos ocupados haciendo otros planes, contagie aulas y cerebros. Por un lado, no cabe duda de que necesitamos más científicos. Muchos más, y en todo el país. Y eso, de nuevo, comienza con el experimento que nos propusieron, pensamos y debatimos en tal grado o tal año, que queda guardado hasta que germina en ganas de más experimentos y maravillas. Pero también el pensar científicamente genera mejores ciudadanos, más racionales y en busca de las evidencias que sustenten discursos y promesas. Y, definitivamente, la ciencia, eso que puede y debe ocurrir en la escuela desde jardín de infantes en adelante, nos hace mejores personas, menos prejuiciosas, más solidarias y menos temerosas a la hora de cuestionar el mundo. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!